Blog del autor Sergio Moreno

martes, 17 de diciembre de 2013

DOCTOR SUEÑO


Hoy me paso por aquí para comentar (que no reseñar, para eso están los críticos de verdad) la última novela de Stephen King, muy esperada desde que se supo que sería una continuación de otro de sus libros más queridos y aclamados: El resplandor.
Lo he terminado hoy mismo, y como siempre me pasa cuando acabo una de sus historias (excepto con Cell, quizá la única novela del de Maine que me dejó bastante frío), al leer las últimas palabras que preceden a las fechas que dan comienzo y final a su proceso de escritura, me desdoblo en dos personas. O en dos partes de mí tan indisolubles como la de escritor y la de Lector Constante. La primera me ha dicho: este tío es un cabrón; tiene oficio; sabe contar historias de una manera única y tan suya que no es de extrañar que cada una de sus novelas acaben siendo best-sellers, aunque, como yo, no sea esa la intención con la que lo hace. La otra, la de lector, ha guardado silencio por unos instantes y después se ha puesto a aplaudir. "Lo has hecho otra vez, ¿eh, Steve?". Rotundamente sí. Sin embargo... (siempre los hay), Doctor Sueño está ya lejos de aquellas historias aterradoras con las que tito King, como yo le llamo, nos asombró al comienzo de sus andaduras literarias. ¿Es eso malo? Para mí no, desde luego. El libro sigue teniendo pasajes de esos que logran ponerte los pelos de punta, pero más que por el miedo que sientes al leerlos es por el poso que dejó en tu cabeza aquella gran novela que fue (y sigue siendo) El resplandor. Viejos fantasmas reencontrándose en una historia nueva, que lejos de la angustia constante de su precuela, es más una historia acerca de la superación de una infancia traumática, de revelaciones sorprendentes acerca de la vida de aquel niño del hotel Overlook y de una trama que, sin dejar de ser oscura y ciertamente cuativadora, se asemeja más a sus libros que yo catalogo como "de suspense con dosis de terror". Lo que no cambia (y que no lo haga nunca) es la humanidad desbordante de todos y cada uno de su personajes, su cercanía, la belleza con la que están retratados, la empatía que llegamos a sentir hacia ellos cuando King expone con su maestría habitual sus  mejores virtudes y peores defectos. Doctor Sueño es un viaje de descubrimientos junto a Dan Torrance a lo largo de los años, una experiencia que ningún lector debería perderse aunque ni siquiera le atraiga el género en que se ha encasillado (injustamente, a mi parecer) a su autor. Como escritor, aspiro a ser capaz de escribir algo así en mi vida. Como lector, no puedo dejar de pensar en los 25 euros de mierda que uno paga para adentrarse en algo que no tiene precio: el reunirse con los viejos conocidos del Overlook y con la nueva amenaza en forma de colmillo amarillento que se cierne sobre Abra Stone y todo cuanto la rodea. Y como esto no es una reseña, sino un simple comentario completamente subjetivo, me vais a permitir lamerle un poco el culo a mi querido King:
Saque ya otra novela, por favor. Y que sea, como mínimo, tan buena como esta.
¡Buenas noches a todos!